La aplicación de residuos orgánicos al suelo modifica la velocidad de disipación de los fungicidas

El Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Salamanca (IRNASA, centro del CSIC) ha analizado los efectos que produce la aplicación de residuos orgánicos como abono sobre la degradación de los fungicidas que llegan al suelo tras ser aplicados para combatir enfermedades de las plantas. En concreto, en colaboración con la Universidad de La Rioja, los científicos han estudiado cómo se disipan algunos de estos productos químicos cuando los agricultores aplican simultáneamente al suelo como enmienda un sustrato postcultivo de hongos. Los resultados, publicados en la revista Journal of Agricultural and Food Chemistry, indican que estos residuos orgánicos hacen más lenta la degradación de los fungicidas, lo cual tiene efectos sobre la posible contaminación de suelos y aguas del entorno.

La aplicación de residuos orgánicos a los suelos en combinación con productos químicos para las plantas ya ha sido estudiada anteriormente por el IRNASA, que ha demostrado tanto en el laboratorio como en trabajos de campo que modifica la adsorción, movilidad y degradación de los plaguicidas. En esta ocasión, el trabajo publicado estudia la disipación de cuatro fungicidas de diferente estructura química: iprovalicarb, metalaxil, penconazol y pirimetanil, muy utilizados en el cultivo de la vid para combatir enfermedades como el oídio y el mildiú y la podredumbre.

Un agricultor puede aplicar al suelo del viñedo los sustratos postcultivo de hongos directamente, cuando aún están frescos, o tras un proceso de compostaje, pero según los datos de la investigación las consecuencias son muy diferentes. Con el residuo compostado, disminuye la velocidad de degradación de todos los fungicidas. Sin embargo, el residuo fresco apenas frena la velocidad de degradación en alguno de los compuestos químicos.

La conclusión es que los residuos postcultivo de champiñón «pueden servir para controlar el mecanismo de degradación de los fungicidas». Esto tiene un aspecto positivo, ya que evitan que se dispersen rápidamente y puedan llegar, por ejemplo, a aguas subterráneas o a aguas superficiales. Sin embargo, como aspecto negativo está la persistencia del producto químico en el ambiente durante más tiempo, aunque «el final deseado para los fungicidas es su transformación en CO2». Por otra parte, el sustrato postcultivo puede favorecer también la formación de productos de degradación con diferente capacidad de adsorción por el suelo que el fungicida original. Asimismo, las comunidades microbianas del suelo también sufren modificaciones debido a la combinación de residuos orgánicos y fungicidas.

Vía: www.ecoticias.com


Trajes de baño hechos con compost

Estos bañadores hechos con compost fueron diseñados por Linda Loudermilkhan y han sido presentados en un desfile del Miami Swim Week.

Aunque se pueden utilizar como un traje de baño normal (exponerse al sol, meter en el agua…),  si lo entierras en el jardín, se descompondrá a los 180 días. Además, son lo suficientemente baratos como para ser prácticamente desechables.

Presentado en un desfile del Miami Swim Week

Presentado en un desfile del Miami Swim Week

Vía: DVICE


La saturación de la planta de Villena expande los olores al centro urbano

Desde que en 2005 se abrió la planta de compostaje a dos kilómetros del casco urbano de Villena, la población padece las consecuencias en mayor o menor.

Durante los primeros años de funcionamiento apenas se percibieron malos olores. En cambio, el paso del tiempo y la mala gestión de las instalaciones ha hecho que la actividad sea cada vez más molesta para los vecinos que residen en las proximidades de la planta, sobre todo en la zona norte de la ciudad, donde se encuentran barrios muy poblados como la Morenica, la Constancia o el Grec. Entre los más afectados, se hallan paradójicamente los internos de un geriátrico y los pacientes de un centro sanitario.

El hedor se ha acentuado más si cabe en el último año por la entrada de miles de toneladas de residuos procedentes de municipios de fuera de la zona XIII. Las instalaciones, diseñadas para tratar un máximo de 85.000 toneladas al año, han tenido que soportar más del doble de dicha cantidad, lo que ha generado grandes problemas a la hora de completar con éxito el proceso de tratamiento.

En las últimas semanas la intensidad del olor ha disminuido de manera considerable hasta hacerse prácticamente imperceptible, algo que los vecinos agradecen sin duda, dada la situación extrema que llegaron a vivir durante muchas mañanas de julio del año pasado.

El Ayuntamiento de Villena ha reanudado esta semana los controles policiales a los camiones que llegan cada día a las dos plantas de residuos ubicadas en el paraje de Los Cabezos. En dichos controles intervienen agentes de la Policía Local, además de la técnico de Medio Ambiente, según fuentes municipales.

Vía: lasprovincias.es


Obligatorio separar la basura en el Distrito Federal de México

Desde ayer, los habitantes del Distrito Federal deben separar sus residuos en orgánicos e inorgánicos para la recolección de basura.

Desde marzo de 2011 inició en la Ciudad de México un programa de separación de basura y reciclaje.

La forma de recogida de los residuos es: lunes, miércoles, viernes y domingo se recoge la basura inorgánica; martes, jueves y sábados se recoge la basura orgánica.

Uno de los beneficios del reciclaje es que todos los residuos orgánicos se pueden reutilizar, se convierten en compost y así se evita que al quedar bajo la tierra produzcan gas metano.

En el Distrito Federal se recolectan al día 12 mil toneladas de basura, de los cuales tres mil toneladas son desechos orgánicos.

Los habitantes del DF deberan separar sus residuos en organicos e inorganicos, si quieren que se lleven su basura

Vía: NOTICIEROS Televisa


Arzúa (La Coruña) impulsa el reciclaje doméstico tras la entrega de otros 35 nuevos composteros

Arzúa lleva ya cuatro años impulsando un programa de compostaje doméstico y ahora treinta y cinco familias más se han sumado a este programa tras dotárseles de los correspondientes composteros.

Desde el año 2007, fecha de inicio de este programa, se ha implicado a más de 150 familias, además de una asociación y dos centros escolares, que se encuentra ya perfectamente adiestrados en la práctica de este sistema de reciclaje de residuos orgánicos.

Los participantes en esta nueva campaña ya empezaron a recibir hace dos meses los contenedores que se utilizan para el composteja, así como la información necesaria para su correcta utilización.

Un experto de la asociación Amigos da Terra fue el encargado de explicar a los vecinos el proceso de reciclaje, consistente en la transformación de residuos orgánicos en compost, un abono natural que se obtiene a los cinco o seis meses de depositar los residuos en el compostero.

Además de esta ventaja, el compostaje presenta otros beneficios, como la reducción de la basura que se genera en los hogares, al estimarse en un 42%.

Vía: La Voz de Galicia


SAJOMA inicia programa ¨Basura 0¨

El municipio de San José de las Matas inició la implementación del programa Basura 0, con el cual busca reducir gradualmente la generación de desechos sólidos y colocar el municipio como uno de los más sanos del país en términos ambientales.

El programa es una orientación para todo el municipio que consiste en la reducción progresiva de la disposición final de los residuos sólidos urbanos por medio de la adopción de un conjunto de medidas orientadas a la reducción en la generación de residuos, la separación en origen, la recuperación mediante reutilización, reciclaje y compostaje y la orientación para favorecer un consumo amigable con el medio ambiente. Específicamente,se busca promover la reducción del volumen y la cantidad total de residuos sólidos urbanos que se producen.

El programa «Basura 0» cuenta con el apoyo de la Cooperación Alemana (GIZ) y del sector empresarial y organizaciones no gubernamentales de la comunidad.

se busca promover la reduccion del volumen y la cantidad total de residuos solidos urbanos que se producen

Vía: el nuevo diario

 


Un nuevo proyecto pretende usar residuos naturales para aumentar el rendimiento agrícola

El proyecto NNTT Abioagrin tiene como objetivo desarrollar nuevas tecnologías en el diseño, formulación y aplicación de inoculantes biológicos y naturales para aumentar el rendimiento agrícola, todo ello unido a una aplicación racional de los fertilizantes químicos, e incluso, sin la necesidad de recurrir a estos.

Se pretende utilizar grandes cantidades de residuos vegetales procedentes de cultivos de alto interés en Andalucía para la elaboración de un compost de biomasa vegetal con alto valor añadido.

Entre los objetivos del proyecto destaca la utilización de microorganismos beneficiosos y derivados biológicos, en combinación con organoquímicos, para la mejora de la eficiencia e incluso para la disminución de las necesidades de insumos químicos. También se pretenden utilizar nuevas técnicas de aplicación de inoculantes, lo que permitirá una agricultura sostenible y respetuosa con el medio ambiente. Al mismo tiempo, se podrán incrementar los rendimientos de cosechas y los beneficios económicos y sociales del entorno.

Para la realización del programa se cuenta con los servicios de las universidades de Sevilla y de Córdoba, el Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Sevilla (CSIC), de CITAGRO (Centro de Innovación y Tecnología Agroalimentaria), el apoyo del CAAE (Comité Andaluz de Agricultura Ecológica) y la financiación de CDTI (Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial).

Vía: EROSKI CONSUMER


Soria refuerza su conciencia medioambiental con un nuevo programa europeo

La Unión Europea ha concedido una nueva ayuda, dentro del proyecto Life+, para que el Ayuntamiento de Soria desarrolle el proyecto People CO2Cero, enfocado a reforzar la cultura de la sostenibilidad.

La corporación, que recibió la concesión de 700.000 euros, implantará distintos instrumentos de seguimiento y valoración de los factores de emisión de CO2 en el centro de la ciudad, desarrollará un nuevo servicio de gestión de residuos urbanos y aplicará técnicas de xerojardinería en las áreas verdes del corredor diseñado con el primer proyecto financiado con fondos Life y que unirá el río Duero con Valonsadero a través de la capital.

También se prevé realizar actuaciones de compostaje, de cara a reutilizar los residuos generados por las actividades de mantenimiento urbano en espacios verdes.

Vía: EFE verde


¿Qué es el compostaje?

El compostaje es un proceso de transformación de la materia orgánica para obtener compost, un abono natural.

La basura diaria que se genera en los hogares contiene un 40% de materia orgánica, que puede ser reciclada y retornada a la tierra en forma de humus para las plantas y cultivos. Esta transformación se puede llevar a cabo en cualquier casa mediante un compostador, sin ningún tipo de mecanismo, ningún motor ni ningún gasto de mantenimiento. De esta manera, se contribuye a la reducción de las basuras que se llevan a los vertederos o a las plantas de valorización y, al mismo tiempo, se consigue reducir el consumo de abonos químicos.

El compostaje es un proceso que no huele mal. Lo más importante es la mezcla de materiales. No hay que hacer capas de materiales frescos y húmedos o capas de materiales secos intercaladas, es decir, tiene que verse todo bien mezclado. Esto no significa que sea necesario remover cada día, si no sólo cuando se deposita una cantidad significante de un mismo material, como por ejemplo el césped cortado o un montón de hojas secas. Además, añadir tierra inicialmente al compostador favorece el proceso, ya que aportará hongos, bacterias y otros microorganismos, beneficiosos para empezar y acelerar el proceso de compostaje.

Sabremos que el compost ha madurado cuando presente un color marrón oscuro o negro, cuando les restos que hayamos puesto dentro ya no se diferencien, huela a bosque y cuando no desprenda calor.

Más información en http://www.compostadores.com/descubre-el-compostaje


ADEGA pone en marcha un programa pionero de compostaje comunitaria

En las próximas semanas, la Asociación para la Defensa Ecológica de Galicia (ADEGA), va a iniciar 6 proyectos de compostaje comunitaria a través de la instalación de áreas de compostaje en zonas públicas, para asumir los residuos orgánicos procedentes de las cocinas de los vecinos y vecinas del barrio o lugar, así como los residuos vegetales de los parques.

Se instalarán en los Ayuntamientos de Santiago de Compostela, Fene, San Sadurniño, Cambre, Poio e Bueu.

Con esta iniciativa se pretende reducir la cantidad de residuos generados, gestionarlos en el mismo lugar donde se producen, evitando el transporte y sensibilizar a la población con el reciclaje, así como implicarla activamente en la resolución de la problemática de la basura.

A lo largo de el año de duración de esta experiencia piloto, se evaluará la repercusión social de esta iniciativa, la reducción de residuos orgánicos, así como la calidad del compost obtenido con la colaboración de la UDC.

Vía: galicia ambiental