Un estudio de la UVA busca conseguir los mejores áridos reciclados destinados a la construcción

Un estudio pionero dirigido por la profesora del Departamento de Construcciones Arquitectónicos de la Universidad de Valladolid (UVA), María Pilar Alonso, trata de obtener los mejore s áridos reciclados destinados a la construcción.

Las primeras conclusiones de este estudio han sido «extraordinariamente positivas», y han permitido separar el material en diferentes categorías de propiedades afines y establecer la composición del material de salida dentro de los rangos que permite la aplicación de la normativa. En resumen, lo que persigue este trabajo es obtener mejores materiales destinados a los distintos usos en la construcción.

El estudio se ha llevado a cabo durante un periodo de cinco meses con material utilizado y reciclado en la planta de la empresa Recso en San Martín de Valvení (Valladolid), con la que la UVA tiene firmado un convenio de colaboración; mientras que los ensayos físicos, químicos y mecánicos, supervisados por la Universidad, se han realizado y están avalados por el Laboratorio del Centro Regional para la Calidad de la Consejería de Fomento de la Junta, en el marco de otro convenio de colaboración.

En este estudio de la UVA se ha analizado hormigón limpio y una mezcla de materiales cerámicos y pétreos.

Este material de llegada se ha tipificado en cuatro grupos: los escombros procedentes de edificaciones, reformas de viviendas, sobrantes de nueva edificación y procedentes de obra civil. Y también se ha diferenciado en cuanto a su composición y reciclabilidad, ya que la separación de estos materiales es la labor más compleja que se realiza en la planta: material pétreo (hormigón, cerámicos y piedra); material reciclable (maderas, plásticos, cables, papel y cartón) y basura (fracción para vertederos).

Una vez limpio este material es machacado a diversas granulometrías para su comercialización. Así se puede obtener una zahorra reciclada mixta (mezcla de cerámicos y hormigones), un material muy válido para muchas aplicaciones constructivas.

Vía: europapress.es


Una de cal, otra de arena y… un poco de agua

Estas construcciones de cal, de arena y agua, son «muy interesantes» técnicamente, ya que son antisísmicas, las «más ecológicas» del mundo, y gastan poca energía.

La arquitecta técnica Gadea García hace mas de un año viajaron a California para conocer de cerca el Instituto «Earth Art and Arquitecture» (Carl-Earth) dedicado a la investigación y desarrollo de la arquitectura sostenible, y fundado por el arquitecto Nader Khalili.

Khalili se inspiró en el método de las antiguas construcciones de superadobe del desierto, basado en la consecución de hiladas de sacos rellenos de tierra estabilizada para optimizar su resistencia.

El primer prototipo que el equipo de Antonio y Gadea construyó en California se está levantando ahora en Haití para dar cobijo a los refugiados del terremoto (2010).

Actualmente levantan un prototipo en Cuéllar (Segovia) y creen que hay demanda para un público que desea vivir en una casa ecológica, que cuenta ya con un terreno propio, y no quiere hipotecarse de por vida.

Su forma abovedada y los materiales favorecen la buena circulación del aire, lo que permite que sean frescas en verano y calientes en invierno con una mínima fuente de calor.

Según sus promotores, una casa de 80 metros cuadrados, autoconstruida por el futuro propietario puede llegar a costar unos 15.000 euros, dependiendo de los acabados y la equipación que se quiera: geotermia, energía solar, fotovoltaica, energía de biomasa.

Manos en La Tierra ofrece también sistemas ecológicos de reciclaje del agua usada, mediante el empleo de plantas o animales, como las lombrices.

Por dentro, el acabado puede ser con suelo de madera, cerámica, gres.., pero también de superadobe, incluso los platos de ducha se pueden construir con este último material.

casas-construidas-con-mortero-de-cal-en-cuellar-segoviaVía: EFEVerde


La finca La Salud en Salamanca acogerá una estación de recepción de residuos procedentes de construcción y demolición

El Ayuntamiento de Salamanca ha aprobado, en su Junta de Gobierno Local, la adjudicación para la instalación y explotación de una estación de transferencia de residuos de construcción y demolición (RCDs) en la finca municipal de la Salud, donde se encontraba el antiguo Vertedero Municipal de Residuos Inertes (escombrera), a la empresa Novaprosa.

Esta estación de transferencia recogerá de manera gratuita únicamente los residuos de construcción y demolición no peligrosos y residuos inertes admisibles que genere el Ayuntamiento, así como los generados por otros usuarios distintos al Consistorio, aunque estos últimos serán cobrados directamente por el adjudicatario de la estación.

Los residuos generados por el Ayuntamiento de Salamanca procederán de los RCDs recogidos en los puntos limpios municipales; de los que aparezcan abandonados en solares municipales o espacios públicos por vertidos incontrolados, de los cuales «no sea posible identificar al responsable»; así como los residuos generados en obras municipales que el Ayuntamiento de Salamanca realice bien directamente con sus propios medios o indirectamente a través de contratos de obras.

Vía: Europapress.es

 


Un refugio hecho de materiales reciclados

El refugio de Panguipulli, en Chile, se encuentra integrado con la naturaleza en medio de un bosque. El proyecto ha sido llevado a cabo por Juan Luis Martínez Nahuel, para un refugio de unos 100 m2 entre interiores y terrazas.

Teniendo en cuenta las necesidades en cuanto a consumo de energía se refiere, los grandes ventanales y las aperturas superiores permiten una optimización de recursos durante todo el año.

Todos los materiales utilizados en la construcción son reciclados, reduciendo de por sí solos el impacto de la edificación en una zona de naturaleza densa como ésta.

Vía: eclecticos


Reciclaje: La importancia de volver a usar

El reciclaje es una opción instalada en todo el mundo y pedida por los ciudadanos argentinos, pero no implementada por el Estado. Ante ello se multiplican varias alternativas en diferentes rincones del país para implementarlo: casas fabricadas con botellas, juguetes ecológicos hechos con desechos y reutilización de llaves, papeles y tapitas son algunas de ellas.

El programa de reciclado de la Fundación Hospital Garrahan funciona desde 1997 con el objetivo de introducir en la comunidad la práctica habitual de separar, juntar y donar papeles, tapitas y llaves en desuso. Se trata de un proyecto solidario ya que lo recaudado es destinado a la Casa Garrahan y a la vez implica una conciencia ecológica ya que mediante el reciclado de papel se disminuye la tala de árboles.

La Fundación reparte cajas de cartón para distribuir en la empresa y así cada trabajador puede colocar el papel en los cestos especiales. También se pueden sumar escuelas y universidades, siendo una gran oportunidad para crear conciencia ecológica en los más jóvenes.

Dina Stasta es una artista fundadora de «Segundo Ciclo», un emprendimiento para fabricar juguetes con objetos de descarte. Además del plástico, la artista también trabaja con descartes textiles y PCV, el cual es muy difícil de reciclar. Inicialmente todos los materiales los recolectaba ella misma pero gracias a una rápida difusión, algunos vecinos decidieron sumarse a la iniciativa y también aportar elementos para fabricar los juguetes.

De la misma manera, la abogada boliviana Ingrid Vaca Diez comenzó un proyecto de construcción de viviendas ecológicas hechas enteramente de botellas de desecho. Las viviendas construidas con está técnica cuentan con muchos beneficios y entre ellos se destaca que son térmicas, antisísmicas y acústicas. Además, los muros son bioclimáticos y la forma cilíndrica de los envases permite dar versatilidad al diseño.

Vía: notio.com.ar


Una casa eficiente permite ahorrar 400 euros por familia al año

El presidente de la Fundación «La Casa que Ahorra», Francisco Javier Fernández, durante la presentación en Madrid de esta Fundación, cuyo objetivo es hacer ecoeficientes los hogares para reducir el consumo de energía y las emisiones de gases de efecto invernadero, ha explicado que una casa eficiente permite ahorrar 400 euros al año.

Esta afirmación se fundamenta en el estudio de una familia prototipo de cuatro personas en una vivienda de alrededor de 100 metros cuadrados sin ningún tipo de aislamiento inicial.

La aplicación de un diseño eficiente, aislamiento óptimo, ventilación adecuada, materiales sostenibles, confort acústico y protección pasiva contra los incendios, permitirá la obtención de hogares con las mejores calificaciones energéticas de acuerdo con el procedimiento básico de certificación energética de edificios de nueva construcción.

En España, el consumo de energía de las viviendas supone el 41% del total que se gasta en el país, un porcentaje que podría reducirse hasta un 30% si se convirtieran en casas eficientes que ahorran.

casa eficienteVía: EFE Verde


Tejados hechos de neumáticos

Tras años de investigación y con el objetivo de darle uso a la gran cantidad de neumáticos desechados, finalmente se les ha dado uso en la construcción de tejados, conteniendo más del 75% de materiales reciclados.

En la creación de un tejado EUROSHIELD, para una casa de tamaño medio, se emplean de 600 a 1000 neumáticos.

Además, los materiales de desecho generados durante la instalación pueden ser recogidos y utilizados de nuevo.

Vía: EUROSHIELD


Casa ecológica autosuficiente

El Instituto de Arquitectura Avanzada de Cataluña ha creado la Fab Lab House, una vivienda solar de madera, con 75 metros cuadrados que utiliza los recursos de su entorno para crear un microclima ideal.

Destacan las formas redondas, así como la luminosidad por la gran cantidad de ventanas, además de ser un lugar confortable y espacioso. Por último, llama la atención el nivel de autosuficiencia de la Fab Lab House, que produce más del doble de la energía que necesita para funcionar a través de su sistema fotovoltáico, produce alimentos en su huerto de permacultura y de frutales e incluso permite fabricar objetos de uso cotidiano en su pequeño laboratorio.

Vía: decoralis.com


Re-utilización de edificio industrial para Campus Tecnológico

En 1932 se construyó un edificio industrial en Rotterdam, como Sede de la cooperativa de Venta al por mayor «Trading Room». Actualmente, esta construcción se ha reutilizado para albergar un Campus Tecnológico, destinado a la investigación de tecnologías limpias y renovables.

El proyecto da una muestra de estos objetivos incorporando en los diferentes entornos de trabajo, materiales reutilizados, como ropa usada (utilizada para aislar el auditorio)…

… o puertas de madera que delimitan las salas de reuniones.

Vía: (re)habitar