La Mancomunidad de Pamplona retirará la máquina de recogida de envases

Tras quince meses de funcionamiento, la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona ha decidido que el próximo 8 de mayo retirará definitivamente la máquina de separación automatizada de envases, situada en el parque de Antoniutti.

La Mancomunidad, una vez valorada la gran trascendencia social y la alta repercusión en medios de comunicación, entiende que se han alcanzado los objetivos de sensibilización sobre el reciclaje que inspiraron su instalación.

Por otro lado, la gran afluencia de personas y la gran cantidad de depósitos, muy superiores a los que la máquina puede gestionar con fluidez han obligado a los usuarios a grandes esperas que en ocasiones han generado trastornos en la vía pública de difícil solución. Además, ha sido tal el uso, que incluso se han registrado problemas de mantenimiento por el desgaste de piezas.

Por todo lo anterior, la Mancomunidad acordó con FCC, propietaria de la máquina, la retirada definitiva del dispositivo. No obstante, dicha empresa tiene intención de ofrecerla a otros municipios del entorno que han mostrado su interés por conocer esta experiencia pionera.

maquina de separacion de envases Vía: www.noticiasdenavarra.com


Un proyecto de I+D pretende crear envases biodegradables con residuos de pan

El Centro Tecnológico de Cereales de Palencia CETECE participa en un proyecto europeo de I+D+i que, bajo el nombre de BREAD4PLA, acrónimo de ‘pan para plástico’, pretende desarrollar envases de plástico biodegradables elaborados a partir de residuos de la industria de la panadería y la bollería.

El principal objetivo es obtener a partir de los residuos de la industria del pan (corteza del pan de molde o los restos de fabricación de bollería) un film termo plástico cien por cien biodegradable de Ácido Poliláctico (PLA), la materia prima del plástico.

Para ello, primero hay que obtener ácido láctico a partir de unas reacciones enzimáticas de los residuos de panadería y del ácido láctico se obtendrá el bioplástico que va a usarse para envasar de nuevo los productos de panadería.

El objetivo final es «cerrar el ciclo» a partir de un producto de panadería usando sus residuos para transformarlos en el bioplástico que volverá a ser usado por la misma industria que creó el residuo.

De esta forma se valorizan los residuos de la industria de la panadería y la bollería, que hasta ahora no tenían ningún uso, y se consiguen envases biodegradables y respetuosos con el medio ambiente, que vuelven a ser utilizados por la misma industria de la que proceden.

valorizacion del pan

Vía: ECOticias.com


Los océanos arrastran la basura de 45 países a una importante reserva natural mexicana

Las autoridades ambientales de México han detectado basura arrastrada por el océano proveniente de al menos 45 países, algunos tan alejados como Rusia o Finlandia, en su mayoría envases plásticos, en la reserva natural Sian Ka’an, ubicada en el Caribe mexicano y declarada patrimonio natural de la humanidad por la Unesco en 1987.

La Secretaría de Medio Ambiente de México (Semarnat) explicó que, a través de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) y con el apoyo del ayuntamiento de la ciudad de Tulum y la asociación civil Amigos de Sian Ka’an, iniciará un programa permanente de limpieza de playas en esa reserva natural, ubicada en el estado mexicano de Quintana Roo.

Las tareas de limpieza se extenderán desde la zona conocida como Arco Maya hasta Punta Yuyum.

La basura no es producida por los visitantes ni por los pobladores de las comunidades que habitan en el interior de Sian Ka’an que ocupa más de 520.000 hectáreas.

El programa de remoción de residuos es financiado con el apoyo de diversos propietarios de terrenos en la zona costera de la reserva, y con recursos del Programa de Conservación para el Desarrollo Regional Sustentable (PROCODES), operado por la Conanp.

Las cooperativas de pescadores de la zona también se sumarán a estas tareas.

Vía: epa


25.169 envases recuperados en el #RetornaTour

Hace dos día, finalizó la primera fase del #RetornaTour en Madrid con la espectacular cifra de 25.169 envases recuperados en 11 días.

Los últimos días las cifras han superado los 5.000 envases y la máquina de recuperación rebosaba envases por todos los rincones. En la última jornada se han conseguido 5.442 envases en 5 horas (más de 1.000 envases a la hora).

Cada día las colas eran cada vez mayores y la gente, con bolsas llenas de envases, esperaba pacientemente su turno. En el Barrio de Salamanca no se veía ni un solo envase en el suelo. Esta es una de las ventajas del Sistema de Depósito Devolución y Retorno (SDDR), los envases desaparecen de las calles porque tienen un valor.

El SDDR alcanza unos índices de recuperación del 98% mediante la reutilización de los envases y un reciclaje de altísima calidad. En todos los países donde se ha implantado es todo un éxito: éxito económico porque dejamos de despilfarrar recursos; éxito social porque crea miles de puestos de trabajo verdes bien remunerados por el alto valor de los materiales recuperados. Y éxito ambiental, porque todo lo que gestiona deja de ir a las incineradoras y vertederos, y porque reduce enormemente la necesidad de extracción de materias primas.

Ahora le toca el turno a Valencia, donde la furgoneta del #RetornaTour va a estar del 1 al 10 de agosto.

Vía: ECOticias.com


Reciclar es mas fácil si los envases tienen buen diseño, sostiene Ecoembes

Las buenas prácticas de «ecodiseño» de envases repercuten directamente en la gestión ambiental, los procesos de reciclaje, las técnicas de producción y la imagen de las empresas, señaló Ecoembes, a propósito de la presentación de su Tercer Catálogo de Prevención.

Con este informe, Ecoembes, «divulga y promueve» las mejoras identificadas en la elaboración de envases para que, independientemente de que se recuperen y reciclen, cada vez sean más sostenibles.

La empresa, sociedad anónima que se dedica a la gestión de residuos de envases ligeros (plásticos, latas y briks), cartón y papel, apuesta por «reducir el impacto ambiental» de los recipientes vacíos, muchos, según declaran, de fácil asociación con el producto y el productor, aún en la basura.

Desde 1999, recuerda Ecoembes, «se han puesto en marcha 26.000 medidas para reducir el impacto ambiental de los envases, mediante la optimización del uso de materias primas, la utilización de materiales reciclados y el desarrollo de procesos energéticamente eficientes y sostenibles a lo largo de todo su ciclo de vida».

En doce años, se ha conseguido reducir en 12 años un 11,7% el peso de los envases en el material de residuos y solo entre 2009 y 2010, las 2.400 empresas adheridas a los Planes de Prevención de Ecoembes, en su mayoría Pymes, han dejado de poner en el mercado más de 56.800 toneladas de materias primas.

En total, Ecoembes registra hasta 400 buenas prácticas de «ecodiseño» y sostenibilidad desde 1998, cuando empezó a gestionar el Sistema Integrado de Gestión (SIG), conocido como Punto Verde.

Vía: ADN.es


La primera máquina de recogida de envases vacíos se presenta en 7 capitales

Una furgoneta con la primera máquina de recogida de envases vacíos enseña a los ciudadanos de las principales capitales españolas cómo funciona ese sistema de depósito que evitará que latas y plásticos terminen en la basura.

El «Retorna Tour», como se ha bautizado este experimento, lleva a la calle el Sistema de Depósito, Devolución y Retorno (SDDR) que persigue convertir «los residuos en recursos», según la Fundación Retorna, que promueve este método de separación de basuras, previsto en la nueva Ley de Residuos.

El vehículo, instalado esta semana en la plaza Felipe II de Madrid, ha recogido más de 1.500 envases, según los organizadores, que califican el método como «justo, económico y ecoeficiente».

El director ejecutivo de Retorna, Miquel Roset, explicó que, en esta fase de promoción, por cada envase depositado se recibirán 5 céntimos, en vez de los posibles 0,25 que se estima se establecerán por envase, si el sistema finalmente se instala.

La máquina separa y compacta los envases depositados por los usuarios, en un rápido proceso que se puede seguir por cámaras internas para que se entienda todo el circuito, añadió Roset.

Durante los próximos cuatro meses, el «Retorna Tour» visitará Valencia, Mallorca, Ibiza, Barcelona, Bilbao y Sevilla, para finalizar el recorrido a finales de octubre, otra vez en Madrid.

Vía: adn.es


El mendigo alemán se convierte en buscador de botellas

La normativa de envases vigente en Alemania ha convertido la recogida de botellas en una fuente de dinero para personas sin ingresos. Las botellas de cristal retornable reportan beneficios, pero también muchas de plástico PET y las latas. Cuando adquiere bebidas en estos recipientes, el comprador paga un sobreprecio que le será restituido si lo devuelve vacío. No todos se reutilizan sino que, en el caso de las latas y de algunas botellas de cristal o plástico, el sobreprecio pagado como depósito tiene la función de promocionar el reciclaje del material.

Los recipientes reutilizables (botellas de cerveza de 0,33 o 0,5 litros, botellas de plástico PET, envases de yogur), pueden ser devueltos sin mayores problemas en los supermercados o tiendas de bebidas que venden productos en el mismo envase.

Muchos supermercados disponen de máquinas donde el comprador puede ir introduciendo los envases vacíos. Obtendrá un resguardo que podrá cobrarse en la caja. Si bien su precio no está fijado por ley, suele pagarse 8 céntimos por cada botella normal de cerveza y 15 por las botellas con cierre de resorte. Los envases de cristal o plástico reutilizable de productos de consumo cotidiano como leche, nata, yogur o zumos suelen reportar la recuperación de 15 céntimos.

También se paga un depósito por los envases de un solo uso y capacidad de entre 0,1 y 3 litros que contengan cerveza o mezclas con cerveza, agua mineral con o sin gas, sodas u otro tipo de refrescos. Están exentos los envases de zumo, vino, licores y leche. También los envases fabricados con materiales «ecológicamente sostenibles» como el tetra-pack.

Los comerciantes están obligados a admitir todos los envases de un solo uso que sean de un material que ellos también vendan, independientemente del contenido y del lugar donde se adquirieron.

Así que algunos comercios renuncian a vender botellas de cristal de ningún tipo para no verse obligados a aceptar envases del mismo material comprados en otras tiendas. El depósito por los envases de un solo uso asciende a 25 céntimos. Se estima que llegan a devolverse el 95% de los envases con depósito.

Vía: EL PAÍS


«La lata de mejillones tendrá que seguir yendo al cubo amarillo», afirma Ecoembes

El sistema que gestiona actualmente Ecoembes para la recogida y reciclaje de envases ligeros, papel y cartón «tendrá que seguir existiendo» aunque se llegue a implantar en España el Sistema de Depósito, Devolución y Retorno (SDDR), al que abre la puerta la nueva Ley de Residuos y Suelos Contaminados.

Así lo dijo a Servimedia el director de Comunicación y Empresas Adheridas de Ecoembes, Antonio Barrón, tras la aprobación este jueves de la norma en el Congreso de los Diputados.

El sistema, impulsado por la asociación Retorna, consiste en el pago de una «fianza» por parte del consumidor al adquirir un envase, que se recuperaría al devolverlo vacío en el punto de venta. Aunque la ley abre la vía a instaurarlo en España, sujeta la decisión final a un análisis de viabilidad económica, técnica y ambiental.

En este caso, Ecoembes explica que «en casa habría que tirar los bricks y las latas de mejillones al contenedor amarillo», pero habría que separar las bebidas «en otra bolsa, para llevarlas a la tienda cuando vaya a comprar». En su opinión, se trata de «duplicar el esfuerzo sobre lo que ya se hace».

Además, asegura que «al consumidor no le premiarán por reciclar» («porque le devolverán lo que ya ha pagado»). «Nos parece que se trata de un sistema innecesario y desproporcionado. Tal como está planteado, sólo gestionaría el 25% del total de los envases de bebidas refrescantes, de cerveza, zumos y agua mineral, y tendría un coste de implantación muy alto», añadió Barrón.

Ecoembes alerta de que «pondría en situación límite a muchos de los pequeños comercios» y asegura que, «si se hiciera un estudio completo de verdad, el SDDR no tiene un balance medioambiental positivo que lo justifique».

Vía: Diario SIGLO XXI.com


Guerra entre la basura por un negocio millonario

La Ley de Residuos puede parecer inocua, blanca, limpia, ambiental y técnica. Sin embargo, la norma, aprobada el jueves en el Congreso, ha generado una guerra entre grupos de presión con pocos precedentes en el medio ambiente. A un lado, los partidarios de regresar en España al sistema de devolución de algún tipo de envase para recuperar el recargo que se colocará en el precio (la tradicional devolución del casco que estuvo en vigor durante décadas). Enfrente, los actuales sistemas de gestión de residuos. En medio, un botín de unos 500 millones de euros al año que sale del consumidor sin apenas control, según reconoce el Ministerio de Medio Ambiente. El resultado es una norma que no contenta a ninguno porque deja abierta la puerta a cobrar por los envases pero lo supedita a futuros estudios. La guerra no ha hecho más que comenzar.

Básicamente el sistema consiste en imponer un recargo en los envases más valiosos, como las latas de bebida (fabricadas con aluminio o acero). Al devolver las latas a una máquina que se encargaría de triturarlas el consumidor recuperaría ese recargo (25 céntimos por lata es la cifra más citada).

Los encargados de defenderlo han presentado estudios e incluso una encuesta a más de 2.000 personas sobre cómo los consumidores preferirían pagar más si de verdad se reciclara. La aplicación supondría un gran cambio en la vida cotidiana de millones de personas, pero a la vez generaría un residuo de valor y fácilmente reciclable y desaparecerían de parques y calles latas y otros envases porque tendrían un valor. Recoger una lata del suelo sería como recoger una moneda. Es lo que ha incentivado a los alemanes a convertirse en líderes europeos en la gestión de residuos: el 98% de los envases son recuperados con altos niveles de reutilización.

En contra, los actuales sistemas de gestión, Ecoembes, Ecovidrio, los fabricantes de latas, las patronales del pequeño comercio y las grandes superficies. Estos alegan que el sistema es muy caro, que les obligaría a destinar espacio a miles de máquinas, que perderían clientes, que el consumidor hará colas interminables ante las máquinas de envases y que los ciudadanos perderán dinero, porque por mucho que se recupere siempre habrá una fracción que no llegará a la máquina. Además, sostienen que el depósito sólo se aplicará a envases fácilmente reciclables pero que suponen un porcentaje pequeño del total.

Además, queda clara la opacidad de la actual gestión. ¿Cuánto cobran los productores? ¿Cuántos envases se reciclan en realidad? Ecoembes sitúa a España en el nivel exigido por Europa, pero los ecologistas han pedido a la UE que investigue las cifras porque no le cuadran los datos. Tanto el sindicato como los ecologistas lamentan que el Gobierno haya cedido a las presiones de los empresarios del sector.

Vía: EL PAÍS

 


Incentivos económicos por devolver envases usados

El viejo sistema de cobro por devolver los cascos de las botellas puede estar de vuelta. La Ley de Residuos y Suelos Contaminados aprobada ayer en el Congreso de los Diputados admite esa posibilidad, pero se condiciona expresamente a informes sobre su viabilidad técnica y económica que hoy se ven complejos.

La nueva ley obliga a España a llevar a cabo la recogida separada de distintos materiales procedentes de residuos (papel, plástico, vidrio y metales) antes de 2015. También prevé la eliminación de las bolsas de plástico de un solo uso y no biodegradables progresivamente hasta 2018, dentro de un plan que un portavoz de Medio Ambiente define como «el camino hacia la sociedad del reciclado». Los fabricantes recibieron la ley con irritación y auguraron pérdidas de empleo, ya que España es de los principales productores de bolsas de Europa.

La sociedad del reciclado, cuyo modelo puede ser actualmente Alemania, implica una transformación de hábitos en fabricantes y consumidores. La ley se refiere a algún tipo de incentivo económico -aún no concretado- para la devolución de botellas vacías y también de otros envases como bricks o latas. El reciclaje de estas últimas posee gran interés ya que la recuperación de sus componentes básicos de fabricación -aluminio y acero- resulta muy rentable y de fácil reutilización. En Alemania existen numerosas máquinas trituradoras de este tipo de envases en calles, bares y tiendas. Las latas tienen un recargo de 25 céntimos que se devuelve al depositar en esas máquinas el envase.

Vía: EL PAÍS