reducir, reutilizar y reciclar

Algunos mitos del reciclaje

Una serie de leyendas urbanas circulan por la sociedad, sobre el proceso del reciclaje. Historias falsas que perduran en la mente de las personas y hacen que su colaboración con los sistemas de reciclaje de su municipio disminuya y, con ello, el éxito del sistema.

Algunos de los mitos y leyendas del reciclaje más sonados son:

El reciclaje no tiene sentido porque todo el material acaba en el vertedero

En la prensa existe el tópico común, y es que únicamente una sola pieza que no corresponde en el contenedor, contamina todo el material y lo hace inutilizable. Las fábricas de reciclaje tienen sistemas manuales y automáticos previos a la fusión que eliminan las impurezas, inevitables en la recogida selectiva.

El reciclaje es importante, y está teniendo cada vez más, resultados mejores. Cada vez más los ciudadanos depositan en los contenedores adecuados los materiales limpios, separados para el reciclaje, y la tecnología para mecanizar el proceso está avanzando a gran velocidad.

Se deposita en un mismo camión los residuos de distintos contenedores

No es verdad, los actuales camiones vienen compartimentados en su interior, lo que hace que un mismo camión pueda recoger los deshechos de más de un contenedor.

Cuesta más reciclar que fabricar las cosas con materias primas

Esto no es cierto, ya que no sólo se ahorra energía y agua, sino que también reducen las materias primas utilizadas y la energía y la contaminación causadas en el proceso de obtención de ellas mismas.

Cuesta más reciclar que verter la basura

Esto es falso, lo que pasa es que la recogida de basuras cuesta dinero, y los costes reales han sido maquillados debido a los costes de los vertederos que se sellan y tasas de vertido que han sido introducidas y que aumentan cada año.

Se causa mucha contaminación transportando todos los materiales reciclables a lo largo del país

Es verdad que hay relativamente pocas instalaciones de reciclaje, y los costes de kilometraje y la contaminación asociada han de considerarse. Sin embargo, a medida que se desarrollen los mercados y las fábricas de reprocesamiento locales, disminuirá la contaminación asociada al transporte.

Reciclar toma mucho tiempo y, además, no hay suficiente espacio

Necesitas dedicar un contenedor para los materiales reciclables, donde puedes optar por bolsas de diferentes colores.

Respecto al espacio, si vas a los contenedores de reciclaje a menudo, se soluciona el problema. Si dispones de espacio y de herramientas para clasificar, puedes espaciar las visitas a los contenedores.

Eliminar las etiquetas toma mucho trabajo

Las etiquetas no han de ser eliminadas de las botellas y los botes, pero los contenedores de orgánica necesitan que la materia orgánica que se destina a ellos esté libre de impurezas.

No se puede mezclar en el mismo contenedor los distintos colores de vidrio

No existe ningún problema con el vidrio blanco y el vidrio verde, se pueden mezclar en el iglú verde.

Los productos reciclados son de peor calidad

Los productos fabricados con materiales reciclados son buenos o incluso mejores que los productos fabricados con materias primas.

El aluminio, el vidrio y muchos plásticos se pueden reciclar indefinidamente, sin pérdida de calidad. En cambio, el papel, solamente se puede reciclar un limitado número de veces porque las fibras se van debilitando. Muchos fabricantes de papel mezclan fibras vírgenes con papel reprocesado para generar nuevo papel de calidad.

Los productos reciclados son demasiado caros

No es cierto del todo, el mercado es nuevo y crear demanda para productos que usan materiales reciclables es importante para ayudar a bajar los precios a largo plazo.

La leyenda que más circula es que “juntan todo lo que separa la gente”, y argumentos como éste se deben contrarrestar con datos fiables, con visitas a plantas de reciclaje, que permitan recuperar la confianza de la gente, porque así el sistema de reciclaje funciona.

Recíclame.info

Recíclame para Android