Basura somos

A Elizabeth Royte se le ocurrió una manera un tanto original de conocerse mejor a sí misma: hurgar en su basura y desplegar todos sus residuos sobre el suelo…

Posos de café, mondas de pomelo y de melón, una cáscara de plátano, los restos de la cena, un paquete de galletas, dos botes de zumo, una botella de leche de plástico…, hasta un total de tres kilos de peso.

Royte llegó a la conclusión de que tenía que hacer más, mucho más para reducir y separar sus residuos.

Basura somos y Elizabeth Royte nos invita a seguir su peculiar camino de búsqueda personal, plasmado con el tiempo en un libro: “Garbageland”. No contenta con examinar sus residuos, Royte se empeñó en seguirle la pista y en descubrir cómo Nueva York exporta casi toda su basura desde el cierre del mítico vertedero de Fresh Kills, que digería hasta 11.000 toneladas diarias, acumuladas en montañas que competían en altura con los rascielos.

Indignada por la suspensión temporal de los programas de reciclaje en Nueva York, Royte denunció el espectáculo de la basura como el último y lamentable capítulo de la sociedad de consumo, desemascaró a “los ángeles negros del detritus” que sacan tajada de la situación y lanzó una llamada a la acción individual para reducir, reusar, reciclar y compostar en casa.

Royle sugiere que todos deberíamos hacer un esfuezo por visualizar el impacto de lo que desechamos y que la visita al vertedero tendría que se obligatoria en las escuelas para que los niños aprendieran pronto la lección, ya que la basura no desparece mágicamente, sino que se acumula o se quema.

El caso es que aplicando unas cuantas reglas muy básicas –compostar la residuos orgánicos, no usar bolsas de plástico, comprar a granel, eliminar las papeleras dentro de casa- Elizabeth Royte consiguió reducir  notablemente sus desechos, que en Estados Unidos rondan los 760 kilos al año por cabeza (575 en España).

Empeñada en cuantificar y sacar a flote todo lo tiramos, la autora de “Garbageland”  ha dado una nueva vuelta de rosca al periodismo de investigación con “Bottlemania”, una denuncia apabullante del negocio del agua embotellada. Todos los días en Estados Unidos, se consumen y se desechan 60 millones de botellas de plástico.

elizabeth-royteVía: EL MUNDO

También te puede interesar

Árboles de Navidad reciclados

Ya estamos a vísperas de Navidad, y seguro que a estas alturas aún no tenemos todo...

México, un gran exportador de basura

México exporta 450,000 toneladas de basura al año, más de lo que exporta de libros...

El proyecto ‘Vermicompostaje’ permite la reducción de 10 toneladas de residuos en seis meses

El proyecto ‘Vermicompostaje doméstico', integrado en el programa "Arona Sostenible",...


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.