«En los Garbigune somos testigos de la evolución de la sociedad en materia de consumo»

El Garbigune de Urretxu ha cumplido quince años, los mismos que lleva su responsable Marcos Iglesias trabajando en él. Desde su atalaya del puerto de Deskarga es testigo de la evolución de la sociedad en materia de consumo

¿Cómo funcionan los Garbigune?

Los primero fueron los de Debagoiena. Cuando la Mancomunidad Sasieta decidió abrir el de Urretxu fuimos a allí a conocer cómo funcionaban. Es muy simple: tenemos once contenedores y a cada uno de ellos se arroja un tipo de residuo. Aquello que se puede recuperar se envía a un centro y el resto al vertedero. También recogemos residuos tóxicos y peligrosos: pintura, barniz, disolvente, fluorescentes, aceite de automoción…

¿Qué más residuos recogen?

En un contenedor recogemos chatarra, en otro papel y cartón, en el tercero voluminosos (sofás, colchones, moquetas…) y plásticos que no se recuperan (persianas de PVC, poliespán…) y en el cuarto plástico de embalajes (polietileno de baja densidad). Además tenemos otros dos contenedores para la madera, dos más para los escombros y otro para el polietileno de alta densidad. Los dos últimos son para los electrodomésticos: uno para la línea blanca (lavadoras, frigoríficos, hornos…) y otro para la línea marrón (televisores, ordenadores, impresoras…).

¿Cuántos Garbigunes hay en Gipuzkoa?

Cada vez más, pero no sé cuántos son en total. El primero que abrió Sasieta fue el de Urretxu, después abrimos otro en Beasain porque a la gente de aquella zona le costaba venir aquí y ahora vamos a abrir otro en Ordizia.

¿Han cambiado mucho nuestros hábitos en estos quince años?

Somos testigos de la evolución de la sociedad. Los electrodomésticos se sustituyen cada vez antes. Viene más gente y cada vez recogemos más material. Antes la línea marrón se enviaba al vertedero, pero después comenzamos a recuperarla.

¿Considera que la sociedad está más concienciada?

Sí. Cada vez viene más gente y recibimos visitas de escolares. Cada día vienen unas 30 personas de Ezkio-Itsaso, Legazpi, Urretxu y Zumarraga. De vez en cuando también viene alguien de Antzuola, pues este Garbigune lo tienen más a mano que el de Bergara.

¿A dónde se envía todo aquello que se puede recuperar?

El papel y el cartón, a la papelera de Legorreta. La madera se manda a otra planta de Legorreta, donde se utiliza para hacer aglomerado. Los aparatos eléctricos y electrónicos van a Bizkaia, a la empresa Metal Recicling. Las baterías las recoge otra empresa, los neumáticos Desguaces Lezo… Los que están bien se aprovechan y los que están mal se desmenuzan y se utilizan para hacer asfalto. Antaño se quemaban en Cementos Lemoa.

¿Qué consejo le daría a la gente?

Nosotros ponemos los medios: contenedores, un día a la semana pasamos a recoger los trastos… Es una pena que siga habiendo gente que echa sus trastos en el monte, como pasó hace poco en Irimo. ¡Es más fácil dejarlos en un contenedor!

¿Qué es lo más curioso que le han traído jamás?

Me han traído muchas cosas curiosas. Por ejemplo, un traje de legionario. En otra ocasión un señor me trajo tres piernas ortopédicas. No supe qué hacer con ellas. También suelen traer antigüedades: radios viejas, planchas, libros antiguos…

garbigune de urretxuVía: noticiasdegipuzkoa.com

También te puede interesar

El responsable del entierro de basura en Murcia dice sólo fueron 20 camiones

El considerado principal responsable del enterramiento de una cantidad indeterminada...

WWF y EROSKI promueven el consumo responsable usando bolsas reutilizables

EROSKI se une a WWF España para firmar un convenio de colaboración con el objetivo...

“Los residuos, un problema de todos con solución” una exposición impactante en San Sebastián

El Ayuntamiento de San Sebastián y la asociación Amigos de la Tierra unen sus esfuerzos...


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.