Senado respalda fijar un calendario para la retirada de residuos en Palomares

La Comisión de Entidades Locales del Senado ha aprobado hoy una iniciativa en la que se insta al Gobierno a establecer un calendario, con fecha de inicio, en el que se especifique el plazo de actuación para la retirada de residuos en Palomares, en el municipio de Cuevas de Almanzora (Almería).

Hace 45 años dos aviones de las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos colisionaron en el cielo Almería dejando caer, por accidente, cuatro bombas con material atómico sobre la barriada de Palomares, en el término municipal de Cuevas de Almanzora.

Ya en 2005 técnicos del CIEMAT y de la Organización Internacional de Energía Atómica y de la Comisión Europea elaboraron sendos informes en los que se confirmaba la existencia de contaminación en Palomares y se identificaba con precisión la zona contaminada.

No existe otro medio de acabar con el problema que llevar a cabo la limpieza de las zonas afectadas llevándose las tierras contaminadas mediante un proceso de rehabilitación, del que aún no se conocen los plazos.

Vía: eldiariomontanes.es

 


El almacén de residuos de baja y media actividad de la nuclear de Cofrentes está al 38,8% y el de combustible al 64,37%

El almacén temporal de residuos de baja y de la central nuclear de Cofrentes (Valencia) está ocupado al 38,8% y el de combustible se encuentra al 64,37%, según se desprende del informe de esta instalación referente al mes de mayo.

Durante mayo se generaron 37 bidones de residuos de baja y media actividad y se entregaron 45 bidones a la Empresa Nacional de Residuos Radioactivos (Enresa) para su traslado al Centro de Almacenamiento de El Cabril.

El almacén de este tipo de residuos tiene capacidad para 20.100 bidones y, actualmente, está ocupado al 38,8%. Por su parte, el que acumula combustible gastado cuenta con 3.468 elementos, de los 5.387 que puede tener, por lo que está al 64,37%  de su capacidad.

El valor alcanzado por las emisiones de efluentes fue unas 460 veces inferior al límite autorizado, lo que, según los responsables de la central, permite afirmar que el impacto radiológico de la central en la zona es «prácticamente inapreciable».

Vía: LA VANGUARDIA


El Seprona denuncia a una firma por almacenar residuos tóxicos

El Seprona de Pontevedra ha interpuesto ante la Consellería de Medio Ambiente una denuncia administrativa contra una maderera de Vilasobroso (Mondariz) por una supuesta infracción a la normativa que regula el almacenaje de productos tóxicos.

Del caso se hizo eco la Guardia Civil el 18 de junio a raíz de la denuncia de un ex trabajador de Taguive y Fimasa. En ella, el empleado sostuvo, por un lado, que en la primera empresa existe una tubería que comunica el foso de las prensas con un monte, de tal modo que se estaría vertiendo allí el aceite hidráulico que pierden las prensas.

Añadió que tales vertidos se vendrían produciendo desde hace quince años y que si no lo denunció antes fue «por represalias a perder su puesto de trabajo».

Asimismo, el ex trabajador aseguró que, en una explanada junto al monte, existe un depósito de fuel «altamente inflamable y sujeto a la radiación solar». A este respecto, estimo que el contenedor podría almacenar aún cerca de mil litros de combustible.

En principio, las pesquisas del Seprona desecharon la posibilidad de que se hubiese soterrado material radiactivo en la cementación de una fabrica ubicada en la localidad ponteareana de Santiago de Oliveira, un hecho al que aludió el denunciante. Así, el portavoz de la Guardia Civil de Pontevedra dejó claro que se trataba de ·residuos tóxicos, no radiactivos».

Vía: La Voz de Galicia.es


Enresa optimizará el almacenamiento de residuos radiactivos en El Cabril con un nuevo tipo de contenedor, que ya fabrica

La Empresa Nacional de Residuos Radiactivos (Enresa), que gestiona en el término municipal de Hornachuelos (Córdoba) el almacén centralizado de El Cabril, se ha fijado como objetivo optimizar el almacenamiento de los residuos de baja y media actividad mediante el empleo de un nuevo tipo de contenedor, que ya fabrica, el denominado ‘CE-2b’.

Este nuevo modelo de contenedor ya se han fabricado ocho unidades y, aunque todavía no se ha usado ninguna de ellas para el almacenamiento de residuos radiactivos, sí que se han hecho ya pruebas con este nuevo tipo de contenedor.

De hecho, los nuevos contenedores comenzaron a fabricarse el pasado mes de marzo, una vez que lograron superarse las pruebas funcionales y tras recibir el visto bueno del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN).

Este nuevo tipo de contenedor tiene las mismas características, materiales y dimensiones, en cuanto a volumen, que el modelo de contenedor ya habitual en El Cabril, el ‘CE-2a’, pero con una clara diferencia, su altura es la mitad.

El objetivo que persigue Enresa con el empleo de los nuevos contenedores es optimizar la capacidad de almacenamiento de las plataformas existentes en el almacén centralizado, aunque, en cualquier caso, los ‘CE-2b’ seguirán el mismo protocolo que sus antecesores a la hora de ser almacenados, es decir, su contenido radiactivo se inmovilizará con hormigón y, una vez fraguado, se trasladarán a la plataforma correspondiente, para ser almacenados.

Vía: 20 minutos


Enresa cierra en El Cabril (Córdoba) la primera línea de residuos de muy baja actividad, abierta en octubre de 2008

La Empresa Nacional de Residuos Radiactivos (Enresa), que gestiona en el término municipal de Hornachuelos (Córdoba) el almacén centralizado de El Cabril, ha culminado la primera fase de los trabajos de cierre de la primera línea de almacenamiento de residuos de muy baja actividad, de las cuatro previstas, en la denominada celda 29.

Este tipo de residuos radiactivos, frente a los de baja y media actividad que se vienen almacenando El Cabril desde su creación, son los que están experimentando un mayor crecimiento en los últimos años. De hecho, la instalación complementaria de muy baja actividad de El Cabril recibió en el último trimestre de 2008, cuando se puso en marcha, 137 metros cúbicos de residuos de muy baja actividad, mientras que en 2009 recibió 690 metros cúbicos, cifra que subió en 2010 hasta 974 metros cúbicos.

El resultado es que en la primera línea de la celda 29, ya colmatada y en proceso de cierre, hay almacenados un total de 2.029 metros cúbicos de dichos residuos. En la primera fase, en primer lugar, se cerró dicha línea cubriéndola con una lámina de polietileno de alta densidad (PEAD), protegida por otra lámina de geotextil por ambas caras; esta lámina PEAD impedirá que las aguas de lluvia entren en contacto con los residuos cuando se traslade la cubierta a otra línea de almacenamiento de la celda 29. Además, se han colocado las tuberías y los drenajes necesarios para recoger el agua de lluvia y canalizarla hacia el exterior.

Vía: 20minutos.es


Crece el temor en Turquía a que se desborde una balsa con residuos tóxicos

Los expertos y ecologistas advirtieron de que si cede el dique situado en la provincia de Kutahya, tras las precipitaciones de los últimos días, se desataría un desastre ecológico sin precedentes en Turquía. El pasado fin de semana, la venenosa mezcla ya superó dos de los tres niveles de contención de la balsa.

La Cámara de Ingenieros y la Cámara de Médicos instaron al hospital de Kurahya y al de la vecina provincia de Eskisehir que se provean de antídotos de cianuro, como medida preventiva. Los expertos afirman que sólo una pequeña cantidad de cianuro podría causar una gran catástrofe si llega a mezclarse con el agua o el suelo.

Los habitantes de la población se manifestaron ayer ante la mina para pedir el cierre de las instalaciones.

Vía: abc.com.py


El almacén centralizado de El Cabril, en Córdoba, recibirá residuos nucleares de la central de Zorita (Guadalajara)

El almacén centralizado de El Cabril, que gestiona en el término municipal de Hornachuelos (Córdoba) la Empresa Nacional de Residuos Radiactivos (Enresa), empezará a recibir después del verano los primeros residuos de baja y media actividad procedentes del desmantelamiento de la central nuclear «José Cabrera», ubicada en Almonacid de Zorita (Guadalajara).

Esta será la consecuencia de que dicha empresa pública asumiera en febrero del pasado año la titularidad de la central de Zorita para acometer su desmantelamiento integral, el primero de estas características que se realiza en España. Un proyecto que finalizará en 2016, que cuenta con un presupuesto global de 135 millones de euros y que generará 4.000 toneladas de residuos radioactivos de baja y media actividad, que tendrán como destino final El Cabril.

Vía: 20 Minutos